Cualquier usuario, independientemente del banco que sea y del operador telefónico que utilice. Solo necesitas una tarjeta de débito para cuando quieras realizar un pago o recargar el monedero electrónico.