Transport for London (TFL), el organismo del gobierno local responsable del sistema de transportes en Londres, ha realizado una investigación rastreando los teléfonos de los usuarios del metro de Londres. Se trata de un proyecto piloto que desarrolló durante cuatro semanas, entre el 21 de noviembre y el 19 de diciembre de 2016, y las conclusiones son muy interesantes.

TFL advirtió a los usuarios de que iba a realizar esta investigación a través de publicidad en el propio metro. Los usuarios solo tenían que tener su wifi activado para poder ser identificados a través de su teléfono, tablet, portátil, etc.

 

 

El objetivo del estudio era mejorar el servicio, aportar información de utilidad para mejorar los viajes y obtener datos para decidir las inversiones más prioritarias. El estudio se realizó en 54 de las 270 estaciones que forman la red de metro.

Uno de los datos que quería conocer TFL es si el hecho de que una estación fuera subterránea o no lo fuera, tenía impacto en el uso de la wifi. Comprobaron que una de cada tres personas que utilizaban estaciones no subterráneas tenían la wifi activada, por lo tanto que su servicio de wifi es muy popular y utilizado.

El estudio realiza un seguimiento de las rutas para entender mejor los viajes que la gente realiza en el metro, en qué estación inicia el trayecto y en cuál termina. A través del seguimiento de la wifi consigue los datos de una forma rápida y barata. Una de las conclusiones, por ejemplo, es que en la ruta entre Liverpool Street y Victoria el 44% de los pasajeros viaja a través de Oxford Circus.

 

 

Otros datos relevantes son los extraídos de los seguimientos realizados en estaciones. Una de las más concurridas es la línea Victoria en dirección sur. Con estos datos TFL quiere analizar y solucionar las aglomeraciones de pasajeros y ofrecerles información en tiempo real para poder evitarlas. TFL también cree que estos datos le servirán para determinar cuántos empleados necesitará en cada estación.

El informe calcula los tiempos medios entre las diferentes partes de las estaciones. Por ejemplo, en la estación de Victoria se tarda 86 segundos entra las escaleras mecánicas de la entrada y las plataformas de la línea Victoria, y 67 segundos en caminar por la plataforma de extremo a extremo. TFL utilizará estos datos para mejorar la seguridad y los planes de evacuación.

El análisis de estas conclusiones también podría servir a TFL para aumentar sus ingresos a través de la publicidad. La entidad de transporte podría ofrecer a los anunciantes analíticas muy detalladas sobre el número de pasajeros, los viajes que realizan, el tiempo que pasan en la estación, e incluso el tiempo que están mirando un anuncio.

 

Foto: Pexels. Fuente: Gizmodo UK