Cada vez más ciudades en Europa y en todo el mundo están apostando por los autobuses eléctricos en un esfuerzo por ser más verdes.

En 2020 habrá 2.500 autobuses eléctricos circulando por 25 ciudades europeas. Según un informe, publicado como parte del proyecto europeo Zero Emission Urban Bus System (ZeEUS), 19 operadores de transporte público y autoridades, que cubren alrededor de 25 ciudades europeas, tienen definida una estrategia para la implantación de autobuses eléctricos hasta 2020. En esta fecha, esperan tener más de 2.500, lo que representa el 6% de su flota total formada por unos 40.000 vehículos.

 

 

A esto se suman más de 13 operadores de transporte público y autoridades en otras 18 ciudades europeas que en 2025 tendrán más de 6.100 autobuses eléctricos en servicio, es decir, el 43% de su flota total de 14.000.

La flota mundial de autobuses eléctricos alcanzó aproximadamente 173.000 en 2015. China lidera este ranking con más del 98,3% del total mundial, 170.000 autobuses que operan en ciudades como Pekín, Shangai y Shenzhen . Estos desarrollos están firmemente respaldados por la política del gobierno chino que tiene como objetivo producir 1,67 millones de vehículos eléctricos y crear 1,2 millones de puestos de trabajo anualmente de 2010-2020.

 

 

Europa sigue a Asia de lejos con más de 1.300 autobuses eléctricos. El Reino Unido es el país con más autobuses eléctricos, con más del 18% del total de la flota europea, seguido por los Países Bajos, Suiza, Polonia y Alemania, con alrededor del 10% cada uno. El informe ofrece una visión general de los autobuses eléctricos en funcionamiento en Europa, junto con las diferentes soluciones disponibles en el mercado. 61 ciudades de Europa operan o prueban los autobuses eléctricos de gran capacidad, de 12 metros de longitud o con capacidad para menos de 55 pasajeros.

El informe también incluye un análisis de mercado realizado entre los fabricantes de autobuses en el que explica que la producción en serie europea de autobuses eléctricos debería alcanzar su plena madurez entre 2018-2020. Las perspectivas son positivas, la adopción de autobuses totalmente eléctricos parece más cercana ya que la demanda y la oferta están empezando a converger. El futuro del transporte público parece cada vez más eléctrico.

 

Fuente: Zero Emission Urban Bus System