Jardines en los autobuses para mejorar el transporte público. Es la curiosa iniciativa del Ayuntamiento de Madrid para atraer más usuarios al transporte público y mejorar la calidad del aire de la ciudad. El proyecto “Muévete en verde” pretende instalar cubiertas vegetales en los autobuses públicos. Según explican los responsables, el color verde amortiguará ruidos, calores y contaminación.

Cada jardín se estructurará con mallas metálicas y, otros materiales, que evitarán movimientos y filtraciones de agua. El proyecto calcula un coste de 2.500 euros por autobús y empezaría de forma piloto en las líneas 27 y 34 que recorren las zonas más visitadas de Madrid. 17 millones de personas cogieron estas líneas el año pasado. La previsión es que estos curiosos jardines también se conviertan en un reclamo para el turismo.

bus

En Barcelona los usuarios que decidan deshacerse de los vehículos más contaminantes serán premiados con tres años de transporte público totalmente gratis. Estos usuarios recibirán la tarjeta verde metropolitana. Se trata de un nuevo título de transporte asociado a un DNI concreto que permitirá utilizar el metro, los autobuses de TMB e interurbanos, el tranvía y el resto de los servicios ordinarios de transporte público de la zona 1.

Para conseguir la nueva tarjeta verde el usuario deberá deshacerse de un coche diésel fabricado antes del 2006, de un gasolina fabricado antes de 1997 o de una motocicleta matriculada antes de julio de 2004. El desguace del viejo vehículo contaminante deberá ir asociado a la demostración de que no se ha comprado ninguno nuevo durante los seis meses anteriores y el compromiso de que tampoco se hará posteriormente.

Transporte público bajo demanda. Es el sistema que utiliza Castilla León desde 2004 y que próximamente también aplicará Galicia. En este sistema los autobuses funcionan de una forma similar a los taxis. El cliente hace una petición previa a través de un teléfono gratuito o vía Internet, que se centraliza en una plataforma o centro virtual de peticiones. En este centro se diseñan las rutas para atender todas las peticiones. En paralelo, los autobuses cuentan con un sistema embarcado para comunicarse con el centro de control y hay incluso paneles informativos interactivos en algunos núcleos. En la sierra de Madrid cuentan con marquesinas inteligentes, en las que el autobús realiza una parada cuando alguien acciona el mecanismo de llamada. En este caso, más que una reserva anticipada, la plaza se obtiene en tiempo real.

El modelo de transporte bajo demanda de Castilla y León incluye 810 rutas que dan servicio a más de un millón de habitantes de 3.557 localidades. El Galicia esta también es la solución que han diseñado para dar respuesta a las necesidades de transporte público de una población afectada por la dispersión y el envejecimiento. En Galicia también se plantean recurrir a taxis con tarifa plana para poder llegar a zonas con muy poca población y baja demanda donde el autobús no sería rentable y, además, evitar que vehículos con 50 plazas circulen vacíos.

Foto: Pexels